17/7/11

Falleció Don Juan María Bordaberry

Falleció el último Presidente católico tradicional del Uruguay. Rogamos una oración por su alma. Que en paz descanse.

9/7/10

Tragedia en la cárcel de Rocha



ESTOS HECHOS OCURREN TODOS LOS DIAS EN EL URUGUAY DEMOCRATICO, PERO NO HAY NINGUN ABOGADO O ABOGADA DE SEMBLANTE SERIO PARA DEFENDER A LAS VICTIMAS NI NINGUNA FISCAL O JUEZ QUE ALEGUE LA POR ELLAS SUSTENTADA RESPONSABILIDAD PENAL OBJETIVA DE MINISTROS O PRESIDENTE: PARA ELLAS ¿NO SE DA AQUI TAMBIEN AQUELLO DE QUE "NO PODÍAN NO SABER" DEL HACINAMIENTO CARCELARIO (YA DENUNCIADO POR ORGANISMOS INTERNACIONALES)? ¿HABRÁ MARCHA DE FAMILIARES PIDIENDO JUSTICIA EN ESTE CASO?



TRAGEDIA EN CÁRCEL DE ROCHA
"Buscar culpables políticos no sirve para nada"

El Partido Nacional espera convocar al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, para que informe al Poder Legislativo. Los llamados estarán a cargo del diputado Gustavo Borsari, en la Cámara de Representantes, y del senador Carlos Moreira en el Senado.

En ambas partes se le pedirá, además, "planes concretos", adelantaron ambos legisladores a El País.

El diputado del Partido Independiente, Iván Posada, dijo que el Poder Ejecutivo "es el primero de la fila" en lo que refiere a responsabilidades políticas, porque las autoridades nacionlaes "son conscientes del hacinamiento" de las cárceles de todo el país. Recordó que en el gobierno del ex presidente Tabaré Vázquez esa situación ya era notoria.

Bonomi dijo hoy en radio Carve que buscar culpables políticos es una táctica que "no sirve para nada", más que para sacar réditos políticos. "Y cuando se busca sacar réditos políticos de desgracias, vamos mal", afirmó.

El titular de Interior recordó que los medios de comunicación, cuando informan sobre la situación carcelaria, hablan de centros de reclusión como el Comcar, el Penal de Libertad o la cárcel de Las Rosas en Maldonado.

Sin embargo las que están en peores condiciones eran la de Rocha, así como la de Lavalleja, explicó Bonomi.

Finalmente dijo que si "alguien quiere buscar responsables políticos podrá hacerlo, pero no encuentra eco conmigo".
El País Digital

ALGUNOS COMENTARIOS DEL PUEBLO:

las familias afectadas que busquen un abogado (no zurdo) y que demanden al estado por estos homicidios ....eso si le va a doler ''politicamente'' al gran jefe



Algún día se va a dar vuelta la tortilla y esta ARISTOCRACIA POLÍTICA que se vino a instalar en nuestro país se va a tener que responder por estos crímenes.



Che, y los derechos humanos de l presidiarios? Jajaj. Doble discuso FA. Festejen uruguayos, festejen...


¿Cómo que buscar responsables políticos no soluciona nada? Y la "responsabilidad cupular". ¿Se olvidaron de que hay responsables políticos presos en este país? ¿No somos todos iguales ante la ley? Responsabilidad cupular pa todos o pa naides.



Eso se parace mucho a "terrorismo de estado".



por tu comentario 052 veo que estuviste el Libertad en la época de los muchachos, que yo recuerde nunca murió nadie prendido fuego y también nunca se escapó nadie, ni entraban armas ni drogas y los "Peladitos" como decía el Juan Raul, comían bien, tenían buena asistencia médica, estaban limpios y no estaban hacinados como lo están ahora y les costó mucho dinero a los contribuyentes. Vos y Bonomi lo tienen claro



En el mapa intelectual del FA y del gobierno hay seres de primera , de segunda, hasta de cuarta categoría. Según en qué categoría ellos te ubican tenés derechos o no, hasta los derechos humanos están distribuidos según su pripia división de castas. El mensaje es cuidar el. siendo obedientes al poder que te queman cuando quieran. "El problema es la in-gobernabilidad" susurró la intentendente.



Sí, sí, la mejor defensa es la agresión diciendo "Buscar culpables políticos no sirve para nada" Los 12 muertos y los heridos no importan como los tupamaros, X los que buscarían igual X 100 años a quien pudiera tener 1 gota de culpa política, adm, policial, militar y demás en el gobierno, como en el caso Bordaberry. Pero si se deja morir ATRÓZ e INJUSTAMENTE a otros, no importa, no se habla de los mismos derechos humanos a la VIDA, sino que NO hace eco en ellos. Aparte del hacinamiento y sufrimiento los condenaron a muerte in situ. Deberían DESTITUIR y juzgar a TODOS X NEGLIGENCIA y HOMICIDIO!



Que ante esta tragedia este sujeto salga a banderear con su épica guerrillera parece bastante desubicado e inflama la conciencia, tratando que el agua que corre sobre las cenizas de los quemados surta su molino.

(fuente de la noticia y de los comentarios: diario "El País")

11/9/07

Comparación por el absurdo



Por su parte, el tribunal confirmó el procesamiento de Bordaberry por el delito de homicidio muy especialmente agravado de diez personas, descartando la prescripción esgrimida por la defensa.

A entender del órgano de alzada, la postura "acérrima en contra del comunismo", "el régimen de facto por él establecido", "la desarticulación de la oposición", "la concentración de poder", "el cometido represivo dado a las Fuerzas Armadas" fueron un "terreno fértil" para que "se instalara la violencia de manera sistemática en la persecución". Para los ministros, "es indiscutible" que Bordaberry "tenía pleno conocimiento, derivado de su calidad de Presidente de la República, de los motivos de las detenciones llevadas a cabo por las Fuerzas Armadas y de la violencia en sus operativos", según consta en la sentencia de 27 páginas

(tomado del diario "Ultimas Noticias " del 11/9/2007):


Ahora nuestra "Comparación por el absurdo".

Nos permitimos por un momento cambiar el discurso del Tribunal y ¿qué da como resultado? Veamos:

Por su parte, el tribunal confirmó los procesamientos de Sanguinetti, Lacalle, Batlle y Vazquez por los delitos de homicidio muy especialmente agravado de XXXX personas, descartando la prescripción esgrimida por la defensa.

A entender del órgano de alzada, la postura "acérrima en contra del orden", "el régimen de 'libertades' por ellos establecido", "la desarticulación de las fuerzas armadas y policiales", "el no ejercicio del poder", "el freno a las potestades de las Fuerzas Armadas y policiales" fueron un "terreno fértil" para que "se instalara la violencia de manera sistemática en la población". Para los ministros, "es indiscutible" que Sanguinetti, Lacalle, Batlle y Vazquez "tenían pleno conocimiento, derivado de su calidades de Presidente de la República, de los motivos por los cuales se instaló la inseguridad pública con asesinatos, copamientos, rapiñas diarias y de la violencia de los delincuentes"...


2/6/07

TRIBUNAL DE APELACIONES REVOLUCIONARIO "CONFIRMÓ" EL FALLO

(NOTA DE PRENSA DE "ULTIMAS NOTICIAS")

(nuestros comentarios entre paréntesis)




El Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2° turno opinó que los asesinatos de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz fueron resultado de una “operación” del gobierno presidido por Juan María Bordaberry para “eliminar a los dirigentes políticos de preponderancia que vivían en el exilio”.
[¿ALGUNA "PRUEBA" DE LA "OPERACION"?]



Por unanimidad, los ministros José Balcaldi, William Corujo y Alfredo Gómez Tedeschi [¿LOS MASONES "BUENOS" DE PLENARIA?] ratificaron el procesamiento de Bordaberry y el ex canciller Juan Carlos Blanco como coautores de los homicidios muy especialmente agravados de los dos ex legisladores y los tupamaros Rosario Barredo y William Whitelaw ocurridos el 20 de mayo de 1976 en Buenos Aires.

Los abogados del ex presidente, que cumple arresto domiciliario desde fines de enero, manifestaron a través de un comunicado que respetan el fallo[?], pero que seguirán "trabajando" para "demostrar la inocencia" de su defendido. En tanto, Carlos Curbelo Tammaro, representante de Blanco, recluido en Cárcel Central, prefirió no realizar comentarios hasta no estudiar el fallo.

A lo largo de la resolución de 83 páginas, el tribunal realizó un minucioso análisis de la situación del país en aquella época, tras lo cual concluyó que dichos asesinatos fueron resultado "indiscutiblemente" de una "operación uruguaya" [¿PRUEBAS?], más allá de la nacionalidad de sus autores materiales. En cuanto a los móviles, sostuvo que "sin discutir el provecho personal que debe haber animado a los integrantes de los grupos de tareas" que cometieron los asesinatos, existió una "notoria intencionalidad política" [¿NOTORIA PARA QUIEN?], tal como lo señaló ex presidente Julio María Sanguinetti [LEASE MAS ADELANTE LO QUE DICE EL TRIBUNAL SOBRE LAS OPINIONES DE LOS CIUDADANOS] al declarar ante la Justicia.

Para el tribunal, no queda duda que la operación fue "una cuestión vinculada" contra Gutiérrez Ruiz y Michelini, quienes constituían en aquel momento -junto a Wilson Ferreira Aldunate- "una piedra en el zapato" y "un enemigo a suprimir" para el gobierno. [¿QUIEN DICE "SUPRIMIR"?]

El objetivo fue "eliminar a los dirigentes políticos de preponderancia que vivían en el exilio y que, con su prédica, mortificaban a los gobernantes y deterioraban la posición internacional del gobierno uruguayo". [CONCEPTO REVOLUCIONARIO EN UN FALLO "JURIDICO" QUE EXIME DE TODO COMENTARIO]

NADA LE ERA AJENO

A entender de los ministros, todos los indicios de este caso "apuntan" al gobierno uruguayo de la época como el principal impulsor de esta operación "cuidadosamente planeada". [¿PLANEADA POR QUIEN?]

En este marco, subrayaron el papel cumplido por Bordaberry, a quien definen como "una persona compenetrada con la ideología del régimen y con sus métodos", a la que "nada de lo que ocurrió en su gobierno le era ajeno". [¿LO QUE HACIAN PISTOLEROS ARGENTINOS EN ARGENTINA TAMBIEN?]

En este sentido, desecharon por completo las argumentaciones de la defensa con relación a la preeminencia de los militares en la lucha contra la subversión y señalaron que Bordaberry "no se trató de un presidente decorativo o títere", ni de un "presidente prescindible". "Encabezó ideológicamente la guerra contra el enemigo, era el comandante de las Fuerzas Armadas, integró el Cosena, y, todo ello, obviamente, porque estaba de acuerdo con los pasos militares [¿LOS PASOS MILITARES SUPONEN NECESARIAMENTE ESTAR DE ACUERDO CON ASESINATOS?] y políticos que se llevaban a cabo", aseguraron.

Para los ministros no es concebible que Bordaberry y Blanco no hayan tenido poder de decisión, cuando ambos participaban del Consejo Nacional de Seguridad (Cosena).

Según Balcaldi, ambos "tenían intervención en la política a seguir, como asimismo, poder de decisión" en la forma a desarrollar el "combate a la subversión" [¿COMBATE A LA SEDICION ES LO MISMO QUE ASESINATOS CLANDESTINOS?]

OBSESIONADO SEGUIMIENTO

Al analizar la participación del ex canciller Juan Carlos Blanco, los ministros del Tribunal de Apelaciones expresaron que encabezó "un obsesionado seguimiento" contra Michelini y Gutiérrez Ruiz, "una y otra vez, reclamando a su par argentino que los excluyera de las zonas limítrofes con Uruguay, atento a la influencia que tenían sobre los refugiados en Argentina".

Entre los hechos más destacados por el tribunal en su resolución emitida ayer, fue el pedido de Blanco para invalidar el pasaporte de Michelini, "colocándolo en una situación riesgosa, cuando, además, era vigilado por inspectores que buscaban alguna anomalía en su documentación".

Según el ministro Corujo, la Cancillería se constituyó "en una meca de la inteligencia contra todo aquél que se opusiera o criticara al régimen". [¿TIENE QUE VER ESTO CON ASESINATOS?]

GRABACIONES

El tribunal dedicó los últimos párrafos de la resolución a las grabaciones realizadas por Pedro Bordaberry al secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, y al senador Rafael Michelini, que fueron ocasión de un debate en el programa “Zona urbana”.

Según los ministros, las expresiones de ambos no son confesiones [¿PORQUE ?], como dijo la defensa de Bordaberry, “sino apenas y en el mejor de los casos, opiniones, de las que cualquier ciudadano tiene derecho a emitir” [MENOS LA DE SANGUINETTI MAS ARRIBA QUE ESA SI ES UNA CONFESION] En virtud de esto, el tribunal no las tuvo en cuenta porque “en materia de opiniones, cada cual, en su conciencia, conoce los motivos de lo que dice y por qué lo dice”. [¡¡¡]


14/2/07

A PROPOSITO DE UN "ESCRACHE"


Esta es la noticia:

Protesta frente a la casa de Bordaberry
La organización Plenaria, Memoria y Justicia está realizando a esta hora una protesta frente a la casa del ex presidente y ex dictador Juan María Bordaberry.Bordaberry, procesado por la Justicia como coautor en los catorce homicidios cometidos durante la dictadura, se encuentra en su casa, bajo el régimen de prisión domiciliaria, debido a que presenta un grave estado de salud.Bajo la consigna "Repudio a los privilegios del dictador", refiriéndose justamente a lo que consideran un injusto beneficio, los manifestantes protestan en la esquina de la casa del ex dictador, donde un grupo de policías monta guardia.

(Canal 10)

Este es nuestro comentario:

El "escrache" se vió rodeado de circunstancias que merecen nuestro destaque:

1) el punto de concentración elegido por esta gente (el Obelisco de Montevideo) tambien resultó ser el de otra manifestación, esta sí espontánea, de los familiares y amigos de una joven asesinada en uno de los balnearios uruguayos. Los mismos se dirigieron luego al Ministerio del Interior.

2) según trascendió, los autobuses que debían transportar a esta gente al lugar del "escrache" no llegaron a tiempo (la Providencia se encarga...)

3) la que oficiaba como "portavoz" del grupo hizo sorprendentes declaraciones, como por ejemplo que "no queremos más jueces masones" (refiriéndose al Juez que dispuso la prisión domiciliaria) y críticas al actual Secretario de la Presidencia. ¡Y nosotros que pensábamos que esta gente eran unas "pobres víctimas del sistema"!...ahora parece que ellos se codean con el poder de las sombras, de otro modo ¿quién les "sopló" ese dato?...Lo que no nos cierra es que Bordaberry ha sido y es un opositor a los principios masónicos. ¿No será que para ellos hay "masones buenos" -los que influyeron para el procesamiento de inocentes- y "masones malos" -los que en base a una junta médica -¿tambien masones señores de Plenaria?- dispusieron la prision domiciliaria?

4) Por último, se produjo un enfrentamiento entre una de las participantes y una automovilista de la zona, la cual valientemente descendió de su vehículo y tildó a una de ellas de "asesina" (es que la "mentira y venganza" ya han cansado al pueblo).

Editorial del diario "El País" de 16/2/2007:

Unidos por el odio

Conviven con nosotros -es tan peligroso como inevitable- manadas humanas que se agrupan co-mo atados sueltos, algunos que suelen autodenominarse con nombres pomposos y otros que no, que actuando por afuera del sistema se dedican a de tanto en tanto hacerse oír tomando la calle para manifestarse como les gusta y atentando contra las personas y las propiedades.Una de ellas, por ejemplo, es la que el miércoles pasado intentó un "escrache" en el domicilio en donde está alojado el ex dictador Juan María Bordaberry.Integrantes de esa organización tienen antecedentes penales. En el caso en concreto, el objetivo de su encono está privado de libertad por orden de la justicia penal.Con fallos que no son definitivos y que han sido apelados con argumentos sólidos, pero detenido al fin.Bordaberry está recluido en una cárcel domiciliaria por aplicación de una norma jurídica que lo permite.Ello tendría que satisfacer por ahora el ansia de venganza de estos "justicieros sociales". Sin embargo no les alcanza.Es el odio el factor que los aglutina y la necesidad de hacer gimnasia agrediendo es a su vez lo que permite sustentar la vigencia del odio sin el cual estos seres humanos no son nada.El pecado de Bordaberry ahora es el de tener recursos -bien habidos, nadie lo cuestiona- para pagarse una atención médica de nivel que es la que con dictámenes irreprochables aconsejó su prisión fuera de la cárcel en donde estaba recluido.Eso es lo que no pueden soportar las hordas.Que unos tengan medios para atenderse con médicos de trayectoria -cuyos informes los ratificó de plano la Junta que asesoró a la Justicia- y otros no.Son clasistas y resentidos, se definen como de izquierda pero nada tienen que ver con el Frente Amplio, que bien se cuida de tomar distancia de ellos.Esto no es socialismo, ni comunismo, ni nada. No tienen ideas, tienen instintos.No los quiere nadie, están marginados de la sociedad, de la racionalidad, de todo.Un día van a provocar una tragedia en serio.

29/1/07

Prisión domiciliaria para Bordaberry


Reproducimos la noticia de la prisión domiciliaria concedida a Juan María Bordaberry a raíz de su agravamiento de salud. Seleccionamos este medio de prensa (agencia Faro) que sabemos bien dispuesto a la figura del ex-Presidente y no otros del ámbito uruguayo que en algún caso deforman la noticia dando a entender que la medida no era "necesaria". No debemos olvidar que en el Uruguay existe una ley por la cual a los mayores de setenta años les cabe la prisión domiciliaria, ley que ha sido arbitrariamente desaplicada para el caso concreto.

Montevideo, 27 enero 2007. Tras tener que ser internado de urgencia en el Hospital Británico por el agravamiento de su estado de salud, al ex presidente uruguayo Juan María Bordaberry, caballero de la Orden de la Legitimidad Proscrita, le ha sido por fin concedido el arresto domiciliario. Después de que una junta médica confirmara lo inconveniente para su salud de las condiciones del centro de reclusión donde estuvo estos dos meses, el juez determinó su traslado a una casa propiedad de uno de sus hijos, donde --a pesar de las evidentes mejores condiciones de vida-- la policía lo custodia día y noche y está sometido al mismo régimen de seguridad y de visitas que tenía en la cárcel central. Su proceso sigue, a pesar del carácter infundado y antijurídico de su detención y procesamiento.El informe médico sobre don Juan María es impresionantemente grave. Requiere de muchos cuidados. En la casa donde ahora se encuentra tiene, gracias a Dios, acceso muy rápido a emergencia médica.

24/1/07

Bordaberry internado


Estas son las noticias de la internación de Juan María Bordaberry por problemas de salud. Las insertamos tal cual, no sin dejar de desearle al ex-Presidente su recuperación y apuntar, como lo hicieron en su momento fuentes del carlismo, la grave responsabilidad que en aquellos tienen quienes sometieron al ex-Presidente a su injusta prisión:

Internan a Bordaberry
1/23/2007, 7:01 p.m. PT
The Associated PressMONTEVIDEO (AP)
El encarcelado ex dictador Juan María Bordaberry fue internado el martes por la noche, informaron los medios televisivos locales canal 4 Montecarlo y VTV, y confirmó el sanatorio Británico, donde fue internado.Bordaberry, de 78 años, fue trasladado de urgencia hacia el sanatorio Británico desde la cárcel central de la jefatura de policía donde se encuentra detenido desde hace semanas, responsabilizado por la justicia penal de 14 homicidios especialmente agravados durante su gestión como dictador a partir de 1973. Bordaberry, un hacendado conservador, había sido elegido presidente en 1971 y asumió el cargo en marzo de 1972, en medio de una fuerte crisis económica, social y los remanentes de la violencia guerrillera.En junio de 1973 dio con apoyo militar un golpe de estado, clausuró el congreso, censuró a la prensa y prohibió las actividades políticas y sindicales.

Hospital Británico
Bordaberry está internado
Anoche, el ex presidente Juan María Bordaberry fue internado de urgencia en el Hospital Británico por una complicación de salud.Bordaberry había sido detenido el 18 de noviembre en Cárcel Central y será sometido a una serie de exámenes en la jornada.La decisión de trasladarlo al centro asistencial fue avalada por el juez Pablo Eguren, que se hizo presente en el lugar de detención para habilitar la internación.Bordaberry padece problemas respiratorios y había sido operado dos semanas antes de su procesamiento.En base a "El País" de Montevideo

3/1/07

LOS TITULARES DE DIARIOS QUE NO SE PUBLICARON NI PUBLICARAN:

¿VERDAD Y JUSTICIA O MENTIRA Y VENGANZA?

¿SUPREMA CORTE DE “JUSTICIA” O DE LA “INJUSTICIA”?

LINCHAMIENTO POLITICO-MEDIATICO LLEVA A INOCENTES A PRISION

LA JUSTICIA PRESIONADA DESDE EL PODER POLITICO

BORDABERRY Y BLANCO PRESOS POR EL SOLO HECHO DE EJERCER CARGOS DE GOBIERNO

ABOGADA DE LOS DENUNCIANTES ES AMIGA INTIMA DEL “TORTURADOR” GILBERTO VAZQUEZ

¡¡NO A LOS PRESOS POLITICOS EN EL URUGUAY!!

NAVIDAD CON PRESOS POLITICOS

“NUNCA MAS”: YA APARECIERON TODOS LOS DESAPARECIDOS (DOS) Y SE CASTIGARON A TODOS LOS CULPABLES (DOS INOCENTES)

CON BORDABERRY Y BLANCO PRESOS SE TERMINA EL TEMA DERECHOS HUMANOS: ¿QUIÉN LO ADELANTÓ?

23/12/06

LO QUE PIENSA LA GENTE DEL NUEVO FALLO

Así como en oportunidad del primer fallo contra Juan María Bordaberry hicimos conocer a los lectores las reacciones de sentido común que percibían la injusticia del mismo, publicamos ahora la aguda reacción de un ciudadano, publicada en la sección "Ecos" del diario "El Pais" de Uruguay:

Nuevo procesamiento
C. Báez Montevideo
@ "Según la original y flamante doctrina de la jueza Graciela Gatti, el ex presidente Bordaberry es coautor responsable de la muerte de diez personas durante su gobierno por `soltar el perro`. No es una broma; está escrito en la página 60 de la resolución en la que intenta fundamentar su decisión, con argumentos tan contundentes como el citado. La metáfora indica que `el perro de pelea, entrenado para atacar` eran las Fuerzas Armadas y la correa que lo controlaba, el Parlamento. En sintonía con ese razonamiento, dice la jueza que si no fuera por el régimen instaurado entonces por Bordaberry, los delitos `no se hubieran cometido`. Esta insólita -por decir lo menos- argumentación se da de patadas con la realidad imperante entonces, antes y después de los hechos analizados en esta causa. Para Gatti, antes y después, no murió nadie por maltratos y torturas a manos de las FF.AA.
Por si fuera poco, la jueza desconoce que fue el Parlamento democrático el que votó el estado de guerra interno, el que le encomendó a las FF.AA. la lucha contra la subversión y el que dictaminó que fuera la justicia militar la que atendiera en esas causas. Gatti se apura a aclarar que `no existen pruebas` que el ex presidente `hubiera dado órdenes de asesinar o torturar`. Agrega que `no hay siquiera un indicio` de su participación en los homicidios. Sin embargo, como era presidente y como tal `soltó el perro`, más de 30 años después de los hechos debe ir preso y morirse en la cárcel. Una joyita.
Por si fuera poco, y a efectos de aumentar un tercio el plazo de prescripción de los delitos imputados, la jueza considera que Bordaberry, un anciano de casi 80 años que está preso, gravemente enfermo, con nulo apoyo político y sin prédica en la opinión pública, es un `sujeto peligroso`. Esto es para el libro Guiness, sin duda.
Siguiendo a Couture, la jueza no quiso `ignorar jurídicamente lo que todo el mundo sabe`. Y eso es que el actual gobierno quería que Bordaberry -un símbolo de aquella época- marchara tras las rejas.
Ya tienen unos restos, algunos militares presos (solos los `operativos` de entonces, nunca los jefes) y a Bordaberry y Blanco presos. Ahora sí el paquete está cerrado y la semana que viene se decretará el fin de la búsqueda de los desaparecidos. ¿Para qué?, ¡si ya aparecieron todos…!
Una vergüenza, propia de la república bananera hacia la que nos encaminamos!"

20/12/06

NUEVO FALLO CONSAGRA "RESPONSABILIDAD INSTITUCIONAL"


Acaba de emitirse un nuevo fallo condenatorio contra Juan María Bordaberry en la causa que se le seguía por atentado a la Constitución y la presunta comisión de delitos ocurridos bajo su mandato. El primer cargo ha quedado justamente desechado por haber entendido la Juez que el mismo se encuentra largamente “prescripto” (inclusive descontando el período del llamado proceso “cívico-militar”). Por el segundo cargo, se procesa a Juan María Bordaberry por la comisión en calidad de coautor de diez homicidios especialmente agravados.


Este fallo recoge la “responsabilidad institucional” a la que nos refiriéramos en posts anteriores. Esto es, una responsabilidad objetiva por el hecho de ocupar el cargo de Presidente de la República. Si bien esta Juez argumenta más que el fallo del Juez anterior, no deja de responder a esa inusual e inédita “responsabilidad”.

Veamos el núcleo de la imputación efectuada (los subrayados son nuestros): "a juicio de la Sede, la responsabilidad del indagado respecto de los delitos de homicidio por los que será procesado, debe ser ubicada en las previsiones del art. 61 numeral 4 del C.P. esto es, a título de coautor. Conforme a dicha norma se considera coautor a “Los que cooperen a la realización, sea en la faz preparatoria, sea en la faz ejecutiva, por un acto sin el cual el delito no se hubiera podido cometer” Ello, pese a que la Defensa ya se adelantó a considerar dicha hipótesis como “disparatada”.En efecto, no sin dejar de tener presente al altísimo nivel técnico de los Sres Defensores, a juicio de esta proveyente, la conducta de Bordaberry en relación a los delitos que se le imputarán encarta sin esfuerzos en la figura de coautoría por cooperación indispensable al acto criminal. Explica Langón, en la obra citada “La clave de este numeral se encuentra en la expresión de cooperación a la realización “por un acto sin el cual el delito no se hubiera podido cometer” lo que hace necesario descubrir cuales son ellos. Esto parece indicar que lo esencial acá no es determinar la etapa en que el sujeto actúa (en esa diferenciación imposible entre lo ejecutivo y lo consumativo), sino más bien en la calidad de la participación que le cupo al sujeto de que se trate” (ob. cit. pág 221).Pues bien, los hechos atribuidos al indagado, sin dudas permitieron que los delitos a imputarse hayan tenido lugar. Así, más allá de la situación política que se vivía en la época, y que las medidas prontas de seguridad y el estado de guerra interno hubieran sido dictados cuando aún se mantenía el Estado de Derecho y la vigencia de la Constitución de 1967 en su plenitud, lo cierto es que la disolución del Parlamento, y demás medidas limitativas de los derechos constitucionalmente consagrados dispuestas a partir de allí, generaron un estado de impunidad que permitió a las FFAA actuar sin contralor real alguno. En ese contexto, ya no existía ningún órgano alguno con competencia como para dejar sin efecto, en su caso, el estado de guerra interno y mal puede pensarse que ello pudiera ser realizado por el Consejo de Estado, cuyos miembros eran designados por el P.E. y carecían por lo tanto de independencia."

Aquí se plasma la falacia a la que aludimos en el post anterior sobre la responsabilidad institucional: trasladar la responsabilidad física de integrantes de las Fuerzas Conjuntas a otra personal del Presidente de la República vía una atribución delictiva a una persona jurídica como lo es el Estado.

En otras palabras, se parte del supuesto que la actuación de las Fuerzas Conjuntas tuvo una finalidad delictiva. Esto es, que dicha intervención así como la decisión de disolver las cámaras de junio de 1973, hayan tenido como finalidad el cometer atrocidades. Porque cabe preguntarse si era posible, en una situación como la descripta, que no hubieran ocurrido realmente esos delitos. Y la respuesta es afirmativa: no hay nexo causal entre la decisión política y la finalidad de combate a la sedición, con los hechos delictivos. En rigor, los delitos bien podrían haberse cometido estando en vigencia lo que se da en llamar "estado de derecho".

Prosigue la Juez: “Pues bien, los hechos atribuidos al indagado, sin dudas permitieron que los delitos a imputarse hayan tenido lugar. Así, más allá de la situación política que se vivía en la época, y que las medidas prontas de seguridad y el estado de guerra interno hubieran sido dictados cuando aún se mantenía el Estado de Derecho y la vigencia de la Constitución de 1967 en su plenitud, lo cierto es que la disolución del Parlamento, y demás medidas limitativas de los derechos constitucionalmente consagrados dispuestas a partir de allí, generaron un estado de impunidad que permitió a las FFAA actuar sin contralor real alguno. En ese contexto, ya no existía ningún órgano alguno con competencia como para dejar sin efecto, en su caso, el estado de guerra interno y mal puede pensarse que ello pudiera ser realizado por el Consejo de Estado, cuyos miembros eran designados por el P.E. y carecían por lo tanto de independencia.En función de la acción de Bordaberry las FFAA quedaron sin ningún contralor ni freno a su actuación. Ya antes la Ley 14.058 si bien en forma legal se habían trasladado los casos a la Justicia militar ahora ello era irrevocable en los hechos, puesto que no había parlamento que pudiera en forma independiente ( El Consejo de Estado obviamente no iba a hacer nada contra el Poder Ejecutivo ni las F.F.A.A.) dejar sin efecto esa decisión.Las FFAA actuaban con total impunidad realizando acciones claramente ilegítimas. Que hubiera un estado de conmoción interna no se discute y que se le haya atribuido a las FFAA la lucha contra la subversión cuando aún regía la democracia tampoco, pero eso no podía significar permitirle a las F.F.A.A detener personas por tiempo indefinido, y sin control alguno y sin otorgarles ni siquiera los retaceados derechos que les confería la justicia penal militar. Menos todavía que pudieran torturar y matar impunemente a los detenidos, o que los trasladaran de un país a otro, o se realizaran acciones en el exterior, violentando así el principio de soberanía y las disposiciones que regulan la cooperación jurisdiccional entre Estados.Por cierto que la Sede no desconoce que aún en el régimen más perfecto pueden ocurrir excesos de algún funcionario aislado y (tal como lo sostuviera la Defensa en anterior escrito) obviamente ello no será responsabilidad del Jerarca ni menos aún del Presidente. No se va a culpar penalmente a éste o a un Ministro por el exceso que pueda cometer por ej un funcionario policial contra un detenido en una Comisaría. Pero en el caso la situación no era igual. No se trataba de un hecho aislado. Era una forma de actuación que se tornó normal por las Fuerzas Conjuntas. Precisamente era la forma de actuación que ésta, y sin duda con conocimiento del Presidente Bordaberry, había implementado para luchar contra la subversión, torturando, matando y violando sistemáticamente los derechos humanos de los detenidos”.

Queremos hacer hincapié en el “conocimiento” que la Juez da por supuesto, en base a denuncias que durante su mandato le habrían hecho llegar al ex Presidente tanto Amnesty Internacional como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Ahora bien, tales denuncias, que el propio Presidente atribuyó en su momento a una “campaña internacional” en contra de la política de lucha antisubversiva, no pueden implicar en modo alguno el conocimiento real de que tales hechos ocurrían.

A este respecto está claro y surge de la propia sentencia, que el accionar delictivo que se imputa a integrantes de las Fuerzas Conjuntas era “clandestino” (se usa esa palabra en más de una ocasión), lo que descarta el conocimiento que pudiera tener el ex Presidente. Asimismo, se debe descartar de plano la volición del resultado, como también lo reconoce la propia sentencia como algo “evidente” en la persona del ex Presidente.

Si bien la sentencia no hace mención al tipo subjetivo, podría inferirse (descartado el dolo directo) que en la especie la imputación lo es a título de dolo eventual que es aquel de quien consiente un resultado que prevé como posible o probable. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la voluntad no se la refiere sólo a la acción y al resultado sino también al nexo causal, el cual dijimos que no existe en el caso.

13/12/06

"QUE ME DESMIENTAN" ES EL NUEVO LIBRO DE PEDRO BORDABERRY

El Dr. Pedro Bordaberry, Abogado, hijo del ex- Presidente Juan María Bordaberry y ex- Ministro de Turismo, ha escrito un libro intitulado "Que me desmientan" -Juan María Bordaberry, Las sombras del proceso en su contra.

El libro, como era de esperar, ha sido muy requerido por la cercanía en el tiempo con la injusta prisión de Juan María Bordaberry, y tambien muy silenciado por la prensa de "izquierda" y de "derecha" por igual.

En efecto, el libro pone al descubierto situaciones y actitudes de personas que son a priori impensables en un llamado "estado de derecho" como se autotitula el Uruguay de hoy.

Pasamos a exponer algunas citas del libro, de las que nos parecieron más significativas:


La opinión previa del autor sobre la Justicia:

"El ejercicio del derecho ha sido mi profesión desde hace más de veinte años. Siempre pensé que la justicia era un lugar sagrado en el que la política y, sobre todo, las manifestaciones callejeras y los comentarios en los medios de prensa, nunca tenían peso"

El pronóstico que veinte años antes les hizo un funcionario del gobierno de J. M. Bordaberry:

"A tu padre no lo van a defender ni el ejército ni los políticos , sólo ustedes, la familia, no se olviden"

La primera reacción del equipo de juristas que defendió al ex- Presidente al momento de recibir las noticias de las denuncias:

"'El Atentado a la Constitución está prescripto, sin lugar a dudas' , fue la unánime conclusión.
La acusación en el caso de Gutiérrez Ruiz y Michelini, no tiene respaldo probatorio, no puede prosperar"

La trama secreta:

"El asunto olía mal por todos lados. La abogada de un senador, que se decía defensora de los derechos humanos, era amiga íntima de un militar procesado por violarlos. Hasta compartían asados y salidas. El militar a su vez había ido a ver a un camarada que había sido visitado antes por el senador. Más que oler mal, apestaba.

Todo se complicaba cada vez más. Mato [nota: se trata del 'camarada' del que se habla en el párrafo anterior] había sido un hombre de honor y rechazado lo que se le había pedido. Pero si era cierto que le habían solicitado que se inculpara de algo que no había hecho, para así acusar a mi padre, quién sabía lo que vendría después.

Pronto lo empezaría a saber...

Por esos días empecé a enterarme de algunos comentarios indiscretos. Rafael Michelini [nota: se trata del hijo del senador asesinado] había dicho, en una conversación informal, que sabía que mi viejo no tenía nada que ver en el asesinato de su padre...Gonzalo Fernández [nota: se trata del actual Secretario de la Presidencia] por su parte le había comentado en voz alta a una ex integrante de la Secretaría de la Presidencia que el problema de los derechos humanos se terminaría con Bordaberry y Blanco presos."

El resultado de sus investigaciones en Buenos Aires, las que incluyeron una entrevista a un ex-montonero y a un ex-represor:

"Lo que tenía era la confirmación de todo lo que había investigado y más: los habían asesinado paramilitares argentinos, no habían estado en Orletti y además ratificaban que mi padre no había tenido nada que ver"

Las leyes con nombre y apellido:

[nota: se refiere a las leyes de "amnistía" y de "caducidad"]
"Quedaba claro que la generosidad que la sociedad estaba teniendo con los terroristas que habían asesinado y secuestrado y los militares y policías que los habían enfrentado no alcanzaba a mi padre...

[nota: se refiere a la ley de "descongestionamiento carcelario" y a los legisladores que la votaron]
"Su preocupación pasaba porque la norma que establecía el arresto domiciliario no beneficiara a Juan María Bordaberry. ¡Lo increíble que éste ni siquiera había sido procesado!"

Sobre la Fiscal del caso de los asesinatos Michelini-Gutiérrez Ruiz:

"Si su marido había sido procesado por desarrollar actividad vinculada con el Movimiento de Liberación Nacional, Tupamaros, no parecía la fiscal más imparcial e independiente"

El linchamiento político-mediático:

"Los procesos judiciales avanzaban. En muchos medios de prensa se sostenía que pronto habría procesamientos . Senadores y diputados oficialistas pedían en la prensa que el juez procediera y procesara ya".

El resultado de su enfrentamiento televisivo con el hijo del senador asesinado y denunciante:

"Tenía sensaciones encontradas. Por un lado haber desenmascarado a Michelini y probado que decía una cosa en el Juzgado y otra públicamente. Era uno de los denunciantes, había dicho que el Juez tenía que procesar a mi padre , y ahora reconoció ante las cámaras de televisión que tenía la convicción que no había emprendido acción alguna. Decir acción alguna equivalía a aceptar que mi padre era inocente.

Por otro lado, yo era consciente que había hecho algo que no estaba dentro de las reglas habituales de la política: grabar conversaciones y pasarlas públicamente."

Su reacción ante el fallo judicial:

"Me sentí como M. Desezes, abogado del Rey de Francia, Luis XVI, que al enfrentar a la Asamblea que juzgaría a su cliente , expresó: 'Busco jueces y sólo encuentro acusadores'"

30/11/06

EXAMEN DE UN FALLO INICUO

.
CÓMO ARMAR UNA SENTENCIA

DE ATRÁS PARA ADELANTE

Empecemos... por el final. Instancias ocultas han decidido que el Presidente Bordaberry debe ser procesado y encarcelado, no sólo para calmar los ímpetus revanchistas de organizaciones y movimientos ahora muy cercanos o integrantes de la fuerza política en el poder, sino sobre todo -es nuestra opinión- para silenciarlo definitivamente y desterrar sus ideas políticas demasiado ancladas en la doctrina católica del orden político.

Como antecedentes inmediatos, tenemos que la fiscal Mirta Guianze, -muy “independiente” pero próxima del poder, como todos saben- había solicitado procesamiento con prisión, y poco después fue designada Fiscal de Corte y Procuradora General de la Nación (“de facto”, pero ese es otro tema).

Así es que el juez Timbal recoge el expediente, que incluye entre sus fojas declaraciones de todo tipo, archivos supuestamente desclasificados y bien clasificados, hasta grabaciones de un conocido programa de televisión.

Un matutino de la capital, el de siempre, movido por la primicia, publica (con fecha 18 de noviembre) el texto íntegro de la ejemplarizante sentencia. ¡Craso error! Es exponer al juez Timbal a la lástima o al hazmerreír de cualquier estudiante que esté empezando a cursar derecho penal en la Facultad, sin hablar de sus colegas de la judicatura o de cualquier jurista más o menos imparcial (y aún de los parciales). De hecho, nadie más publicó ni comentó la sentencia ni ninguno de sus fundamentos.

Este caso era especial, el mismo juez lo reconoció. Lo que no dijo fue que el párrafo final de la sentencia, el “resuelve”, ya estaba determinado por la presión político-mediática, para no hablar otra vez de las instancias ocultas.

SE RESUELVE: El procesamiento y prisión de JUAN MARIA BORDABERRY y de JUAN CARLOS BLANCO como coautores responsables de cuatro delitos de homicidio muy especialmente agravados.”

Nada menos que procesamiento, con prisión, de un ex-Presidente y un ex-Canciller, por cuatro asesinatos ocurridos, en 1976, y en Argentina.

Lo que equivale a decir que le incumbe al juez la tarea de justificar que Bordaberry -y Blanco- están comprendidos claramente y con todo rigor jurídico en esta figura penal:

Art. 310 del Código Penal: El que, con intención de matar, diere muerte a alguna persona, será castigado con veinte meses de prisión a doce años de penitenciaría.”

Y encima justificar que mataron empleando alguna de las circunstancias “muy especialmente agravadas” del artículo 312, circunstancia que permite justificar el procesamiento “con prisión”, condición sine qua non de una venganza que lleve bien puesto su nombre, aunque nunca se la reconozca.

Manos a la obra, pero de atrás hacia adelante, primero el juez debió considerar que se trata de un ex Presidente acusado por hechos acaecidos durante su mandato (constitucional, encima, “elegido por el pueblo”), y que la Constitución exige previo juicio político. Ni palabra. Total, un “dictador”, queda de hecho degradado y descalificado. ¿No acaba de salir una ley de esas con “nombre y apellido”, donde se le quitan las honras fúnebres de ex Presidente?

Después Timbal sabe que si los hechos se remontan a 1976, están prescriptos, aunque sea el peor “asesinato”. Ya lo dijo una primera vez, con total honestidad, pero el tribunal de apelaciones le enmendó la plana y le devolvió el voluminoso expediente.

No puede ignorar que en el país hubo una generosa “ley de amnistía” (aprobada por el parlamento democrático) seguida de una “ley de caducidad de la pretensión punitiva” (aprobada por el parlamento y por el pueblo en un plebiscito especial), cuestionables es cierto, pero destinadas ambas con buen criterio a dar vuelta la página de un período difícil del país, y restablecer la convivencia pacífica como ocurrió en España, Sudáfrica, o en tantos países, después de convulsiones internas. Pero lo ignora. El gobierno cambió, ahora es de izquierda, así que la interpretación de las leyes cambia también radicalmente, aunque hayan sido ratificadas por el sufrido pueblo. La oposición advierte el peligro, denuncia este desconocimiento de la voluntad popular, pero sin ninguna fuerza, puesto que ahora las “mayorías” han cambiado y hasta el mismo derecho se inclina ante ellas.

Después, otro problema. El delito se cometió en Argentina... normalmente son competentes los tribunales argentinos (que muy celosos están, en esta materia, desde el régimen K.). ¿Cómo prescindir del principio de territorialidad? Como en los demás temas, sin entrar a fundamentar, se dan discutibles opciones por supuestas, y adelante.

¿Qué falta? Ah, sí, las pruebas. Es cierto que un juez actuante en estos casos no tiene porqué tener de entrada todas las pruebas, basta con “semiplena prueba”. Pero lamentablemente para él, ni eso tiene. Va a recurrir a un “cúmulo de indicios”. Veamos cuáles.

Que los hechos fueron cometidos por militares o paramilitares (argentinos), y no por facciones dentro de los diversos movimientos de liberación, lo da también por supuesto, esta vez con algunos indicios correctamente traídos a colación, como ser el modus operandi. Vaya y pase. Pero conste que hay testimonios escritos, libros publicados, y grabaciones de reconocidas personalidades que hablan de luchas intestinas, de oscuros contubernios, de móviles financieros.

Después, hay que involucrar a algún militar uruguayo en esos hechos, para poder llegar, de jefe en jefe, al que se quiere llegar. Algunos testigos -modelos de imparcialidad e intachables por principio, no interesa que sean afines a las organizaciones... denunciantes- dicen haber oído en alguna oportunidad a algún militar aludir a que otro militar estuvo allí.

Para completar tenemos... ¡la máquina de escribir! Ahora sí que el juez tiene una prueba tangible, un elemento material, y vale la pena citarlo porque es una pieza de antología en la jurisprudencia penal uruguaya. Durante el operativo criminal “se llevaron gran cantidad de objetos, los cuales envolvieron en una frazada, entre ellos una máquina de escribir marca "Hermes" color rojo, habiendo declarado la hija de Zelmar, Margarita Michelini, que cuando estuvo declarando en Uruguay ante las autoridades militares en Bvar. y Palmar vio allí una máquina de escribir portátil marca "Hermes" que tenía una letra cursiva especial y que era la misma o similar a la que pertenecía a su padre y que le fue sustraída durante el secuestro” (sic) ¡Y que conste que todo esto está a fs. 20! La testigo fue honesta y agregó al final “o similar”... expresión que nuestro juez hubiera preferido borrar porque hace añicos lo que podía quedar de este endeble indicio.

Después de esto, el mismo sentenciante no tiene más remedio que reconocer textualmente que la presencia de personal militar uruguayo “no resultó aún suficientemente probada” en el expediente. Pero no importa, el “aún” anuncia que las pruebas ya vendrán, algún día, estas cosas toman su tiempo, quizás algún nuevo testigo traído de Paraguay o de Bolivia, los denunciantes tienen contactos, y están motivados. Por ahora, si no son pruebas ni semipruebas, igual son “indicios” que se “acumulan”.

Indiciada pues, provisoria y cumulativamente la presencia militar uruguaya en estos hechos, o al menos contando con la existencia de una máquina de escribir que asegura el vínculo, hay que probar que esa presencia no era casual sino que correspondía al famoso Plan Cóndor, en otras palabras, que todo estaba coordinado. ¿Que los asesinatos estaban coordinados? No precisamente, sino las políticas gubernamentales del cono sur. ¡Ah! No es lo mismo, y no hace falta recordar que en materia penal todas las interpretaciones son estrictas, restrictivas, y que en todo caso favorecen al imputado. Salvo en este caso...

Para semiprobar o indiciar el Plan Cóndor es fácil recurrir a los historiadores (pagos por el Gobierno) que ¡oh casualidad! han empezado a “desclasificar” expedientes en Cancillería o desde los Estados Unidos -en este caso confiamos plenamente en Bush y su gente- buscando exclusivamente lo que sirve a la prueba acusatoria. Si en el montón apareció algún documento a favor de Bordaberry o Blanco, tengamos la seguridad que sigue prolijamente archivado, o extraviado para siempre.

El “indicio” de la anulación de pasaportes es el que más efecto hizo en la opinión pública, y equivale en este caso a haber empuñado el arma asesina. Sin embargo, la misma sentencia relativiza su alcance, por cuanto de los telegramas de Cancillería mencionados surge claramente que se trataba de evitar que algunos de los involucrados viajaran al extranjero (Italia, Estados Unidos) donde sistemáticamente se dedicaban a denigrar la política del Gobierno. Estaban en su derecho, pero también el gobierno estaba en su derecho de no facilitarles el camino. De todas maneras, con respecto a la “seguridad” de esas personas, radicadas ya en la inmensa Argentina, con encumbrados contactos y numerosas propiedades según surge de la misma sentencia, no parece que la ausencia de pasaporte aumentara -ni disminuyera- los riesgos de atentados. Nada obsta, todo sirve: con estos telegramas de Cancillería, se puede llegar a Blanco. ¿Pero a Bordaberry? No estaba encargado directamente de la Sección Pasaportes de Cancillería, ¿entonces?

Aquí viene la segunda pieza de antología de nuestro magistrado en apuros, el “indicio” clave, el que faltaba. Un verdadero descubrimiento que surge del expediente, una revelación digna de figurar en primera página de todos los diarios, pero tan ridícula que nadie más la citará... Aquí va: se trata de “la versión anónima que circuló al tiempo de los secuestros de que la decisión de matar a los ex legisladores fue adoptada en un organismo de gobierno presuntamente el Consejo de Seguridad Nacional (COSENA).” Nada menos que el organismo de más poder en el Gobierno Bordaberry, y presidido por él. De ser así, evidentemente se trataría de un indicio de la coautoría material del hecho.

Ahora bien, ¿de dónde sale esta “versión anónima” que decide treinta años después de la libertad y de la buena fama de un honrado ciudadano? Citamos textualmente, porque si no nadie lo podría creer: “Según lo declarado por Alberto Zumarán, quién había recibido un volante anónimo que contaría la misma, en una reunión de Gobierno se había decidido la muerte de Michelini y Gutiérrez Ruiz y la decisión había contado con el voto contrario del Presidente Bordaberry y del entonces Comandante de la Fuerza Aérea, que era el Brigadier Dante Paladini.”

Notemos desde ya que este “indicio” clave proviene de un “volante anónimo que contaría la misma”, y “la misma” se refiere “a la versión anónima”. Siendo muy crédulos, podemos dar fe a este indicio, pero a todo el indicio y no sólo a la parte que conviene a la acusación: la versión anónima también refiere ¡al voto contrario de Bordaberry! ¿Dónde queda la “intención de matar” que exige el tipo penal de “homicidio muy especialmente agravado”? El testimonio no se puede dividir, eso lo sabe cualquier abogado y hasta los legos en la materia... Estamos ante otro principio general del derecho penal vulnerado en la especie, entre tantos otros. Como “in dubio pro reo”, para citar el más conocido.

Siguiendo con los principios, nuestro juez sabe que un testigo único no es suficiente. Entonces ese mismo testigo va a traer otro, que tiene la ventaja de ser arzobispo... y de haber fallecido.

Decididamente, este testigo es muy locuaz: “Dijo también que un documento similar había sido recibido por el Arzobispo de Montevideo, Monseñor Partelli, a quién como asesor de la Curia veía y con quién conversaba con frecuencia. Monseñor Partelli confirmó dicho hecho ante la Comisión Investigadora y ambos testigos dijeron haber destruido el documento ya que podía comprometerlos. Pero Zumarán, en su declaración en autos agrega que también supo por boca del Arzobispo Mons. Partelli (hoy fallecido), que con posterioridad a las muertes, un Brigadier quién se trataría de Paladini, Comandante de la Fuerza Aérea, habló con él, como descargando su conciencia y le hizo referencia a que en el Organismo de Seguridad que podía tratarse del COSENA tomaron decisiones respecto a evitar que Ferreira Aldunate, Michelini y Gutiérrez Ruiz continuaran realizando sus tareas contra el proceso cívico-militar y... en siempre quedó con su conciencia de que eso había determinado la muerte de ellos, lo cual atribuía a los segundo mandos argentinos” (sic)

El asunto está tan traído de los pelos que hasta el escribiente de “La República” (o el del juzgado, vaya uno a saber) pierde su ortografía, su gramática, y no se entiende más nada. Pero incluso sin entender acabadamente el sentido de este testimonio, la autoridad moral de un arzobispo de Montevideo nos impide pensar que haya violado tan flagrantemente el secreto de confesión o de dirección espiritual, en materia tan grave. Pero si alguno supone que quizás Monseñor era bastante progresista, y que bien podría haberse salteado las estrictas normas eclesiásticas -en este caso, podemos dejar, en efecto, un lugar a la duda- el testimonio de ese Brigadier anónimo (pero aquí sirve que sea, nominativamente, Paladini) asegura que las muertes deben atribuirse a “segundos mandos argentinos”. Y lo dice (lo habría dicho) en conciencia, delante del arzobispo, delante de Dios... Toda esta pretendida prueba indiciaria se esfuma como agua entre las manos, porque de más está decir que “ambos testigos dijeron haber destruido el documento”. Bueno, el testigo fallecido ni siquiera puede asegurarlo, aunque visto el tenor de este expediente, no nos hubiera llamado la atención que declarara a fs. 84...

Llegado a este punto, Timbal relee -siempre de atrás para adelante- la sucesión causal de su sentencia: Bordaberry, decisión en el Cosena, orden de la Cancillería, contactos del Plan Cóndor, militares uruguayos que cruzan el río, coordinación con fuerzas paramilitares argentinas, operativo de secuestro, asesinato. El inconveniente es que en esos días de mayo de 1976, Bordaberry estaba en su despacho, a varios kilómetros de distancia, y bastante preocupado por la situación política interna, ya que tres semanas después sería depuesto por la cúpula militar. Así que considerarlo “autor” de los asesinatos sería demasiado, elige pues “coautor”, porque si fuera sólo “cómplice” quedaría libre y el punto de partida no se cumple. De las estrictas razones y condiciones que implican una “coautoría”, enumeradas en el artículo 61 del Código Penal, ni una palabra.

Casi llegamos. Falta sólo un “detalle”. En el ámbito penal, por esas cosas del derecho, no hay responsabilidad sin que el elemento subjetivo intervenga (intención, culpa, dolo). El juez, acostumbrado a estas lides, funda su derecho en el artículo 18 del Código: “Nadie puede ser castigado por un hecho que la ley prevé como delito, si no es intencional, ultraintencional o culposo, cometido además con conciencia y voluntad”.

Y cita este artículo, muy probablemente, sin pensar en absoluto qué estado de espíritu, qué intencionalidad, pudieron haber tenido los “indagados” con relación a este múltiple asesinato. Hubiera bastado una sola entrevista, un solo interrogatorio a Bordaberry, o leer cualquiera de sus libros, para desestimar todo delito, aunque más no sea en base a este elemento subjetivo. Pero una vez más, da por supuesta la intención, con una curiosa fórmula que en nuestro artículo anterior dimos en llamar “responsabilidad institucional”. Automáticamente originada por el solo hecho de ocupar cargos públicos. En otros tiempos, otras personas y otros lugares, ante un caso similar, se escucharían grandes y calificadas voces, clamando ante una inaceptable responsabilidad objetiva, un delito político, unos derechos humanos vapuleados. Aquí no.

La frase clave es la siguiente (inmediatamente después, viene el procesamiento): “Corresponde, a los efectos de evaluar su responsabilidad, tener en cuenta la posición institucional de los indagados. Por su posición institucional no pueden alegar desconocimiento de la colaboración que existió por lo menos a nivel de las Fuerzas Armadas de Argentina y Uruguay en la represión de las actividades políticas contrarias a los regímenes de facto de ambos países, sino que, por el contrario, desde sus cargos la propiciaron y alentaron, con el resultado a que se llegó con las víctimas de autos, el cual por lo menos tuvo que haber sido previsto por los indagados.”

En claro: estamos en esta década del 70 ante la coordinación política de un grupo de países con regímenes “dictatoriales”, “de derecha” o de “reacción nacional” como se les quiera llamar; de la misma manera que hoy estamos -son hechos- ante una coordinación política de gobiernos “de izquierda”, “populistas” o “bolivarianos”, como se les quiera llamar. Nadie puede ignorar que aquéllos -y no éstos- enfrentaban una situación de emergencia, combatiendo contra los grandes ausentes ni siquiera mencionados en esta sentencia: la URSS, la Cuba de Fidel, el Ché, los Montoneros, los Tupamaros, Frente Patriótico Manuel Rodríguez, y un largo etcétera. Y la sentencia pasa, oblicuamente, sin transición, de un hecho político continental a una responsabilidad penal individual que lleva a dos personas a prisión treinta años después. Responsabilidad además imprescriptible, aunque a algún juez se le ocurra decir lo contrario. Y si es el mismo juez, que rehaga su copia.

Que se nos permita insistir en la aparición subrepticia de este nuevo tipo de responsabilidad penal, que es muy grave, y que tiene antecedentes históricos que preferimos no mencionar. Podríamos llamarla también la “Doctrina Timbal”: Todo gobernante, todo funcionario -sea presidente, ministro o jefe de departamento- “tuvo que haber previsto” lo que pasó, pasa y pasará bajo su órbita, y responder de ello aún treinta o cuarenta años después, hasta morir en la cárcel si el asunto es grave. Si tuvo “intención” en definitiva no interesa, es una responsabilidad inherente al cargo. En todo caso será el acusado el encargado de probar que “no lo pudo prever”, en una inaceptable inversión de la carga de la prueba en el ámbito penal, digna de regímenes totalitarios.

No llevemos esto al absurdo, porque de lo contrario Tabaré Vázquez y su ministro del Interior serían responsables de todos los asesinatos y rapiñas que se producen a diario, puesto que “no pueden alegar desconocimiento” del clima de inseguridad ciudadana imperante; el intendente Ehrlich (o cualquiera de sus predecesores hace cuarenta años, no interesa) serían responsables por cualquier indigente que se murió de frío en los inviernos pasados, lo cual obviamente “tuvieron que haber previsto” y evitado.

Si insistimos en este absurdo es porque ahora quedan claros los efectos de la inconstitucionalidad que notábamos en nuestros primeros párrafos, o sea la razón por la cual el sabio derecho constitucional prevé un juicio político previo en estos casos.

Con la aplicación de esta doctrina, llegamos... al principio: “SE RESUELVE: El procesamiento y prisión de JUAN MARIA BORDABERRY y de JUAN CARLOS BLANCO como coautores responsables de cuatro delitos de homicidio muy especialmente agravados.”

Falta sólo obviar dos detalles prácticos. El primero es decretar el procesamiento “con prisión”, aún tratándose de una persona de 78 años. Aquí los legisladores -en ejercicio de esta separación de poderes tan nuestra- ya habían previsto en la ley especial de cárceles que los mayores de 70 años no irán a prisión, salvo Juan María Bordaberry. Todos sabemos que las leyes son generales y no identifican personas, pero bueno, en este caso... El segundo, y por la misma razón, es caratular el hecho como homicidio “muy especialmente agravado”, por supuesto dejando al lector de la sentencia definir cuál de las estrictas causales requeridas por el Código está en juego en este caso, pudiendo optar entre “impulso de bruta ferocidad”, “grave sevicia”, “por precio o promesa remuneratoria”, “por medio de incendio, inundación, sumersión”, “para preparar, facilitar, o consumar otro delito” o “inmediatamente después de haber cometido otro delito” o bien “la habitualidad, el concurso y la reincidencia”. Alguna de estas causales tiene que ser aplicable a Bordaberry y a Blanco. ¿Alguien dijo “prejuzgar”?

Pero no hagamos más tedioso este análisis, que un texto como este no lo amerita. Lo que pocos saben es que el juicio recién comienza. Obviamente, y como ya lo hemos publicado más abajo, la defensa demolió cada uno de los pretendidos “indicios”, hablando de una “orfandad” total de prueba. Ahora el tribunal de apelaciones tendrá que vérselas con este mamarracho jurídico, pero será probablemente el mismo tribunal que ya se pronunció en contra de la prescripción en este caso. Aunque más no sea por la presión político-mediática, no tendrá más remedio que confirmar la sentencia de primera instancia.

¿Y la tan mentada “justicia”, a todo esto? En los juzgados, cuando la política entra por la puerta, la justicia sale por la ventana. Pero, en su hora, la Justicia volverá.

PARA TERMINAR CON LA RESPONSABILIDAD "INSTITUCIONAL"

El criterio inventado por los denunciantes y –peor aun– plasmado en las acusaciones de las fiscales Tellechea y Guianze, es de tal gravedad que podría implicar situaciones absurdas, como adjudicar responsabilidad a los presidentes democráticos (y al actual) por los homicidios que con relativa frecuencia ocurren en el país por la falta de una política eficaz de seguridad pública. Los muertos (y desaparecidos) de la democracia, de los que nadie habla.

En efecto, la mentada “responsabilidad institucional” (por el cargo que se ocupa) se convierte en una responsabilidad objetiva. No importa que el presunto responsable no haya tenido el más mínimo conocimiento o sospecha de que tal o cual hecho delictivo ocurrió bajo su mandato, terminará asumiendo una responsabilidad porque “debía conocer” lo que pasaba o "no podía no prever" lo que iba a pasar... Y peor aun, si no tiene siquiera la forma de impedirlos, igualmente habrá de asumir la autoría (“coautoría”) de esos hechos.

La otra falacia –concomitante con ésta– es la de atribuir una intención criminal al gobierno “cívico militar” (el cual en cierto sentido fue más militar que cívico). La intervención de las Fuerzas Armadas, que protagonizó el golpe de febrero de 1973 y que luego fue afianzando su poder (hasta desplazar al Presidente Bordaberry en julio de 1976), estuvo motivada por el restablecimiento del orden en el país amenazado por un terrorismo foráneo y que pretendía hacerse del gobierno por las armas.

El sujeto activo del delito, en el ordenamiento penal uruguayo, es la persona física, debiéndose descartar una responsabilidad de las personas jurídicas (como lo es el Estado), toda vez que el delito es una “acción humana”.

Es en base a este argumento falaz de la "responsabilidad institucional" que los denunciantes (y la acusación) fundamentan, en la causa que se le sigue a Bordaberry por “atentado a la Constitución”, que esa imputación no está prescripta por cuanto, en el transcurso de su gobierno (y en los sucesivos) el gobierno “cívico militar” como ente colectivo y solidario habría cometido homicidios de particular gravedad que deteminarían, según prescribe el Código penal uruguayo, la elevación en un tercio del cómputo de la prescripción.

Esto es, a través de la utilización de esa figura colectiva por demás original, se traslada en forma oblicua la responsabilidad de militares que habrían cometido delitos en forma individual y clandestina, a civiles que en ese momento ocupaban cargos de gobierno.

Para decirlo de otro modo, el delito de “atentado a la Constitución” que se le adjudica al ex Presidente, además de haber sido ya juzgado en forma no incriminatoria para Bordaberry en los años ochenta, absoluta y claramente está prescripto. La jueza encargada del caso debe reconocer este hecho in limine, sin siquiera entrar a tratar el fondo del asunto.

29/11/06

EL CASO BORDABERRY Y EL EVANGELIO DE HOY

Evangelio según San Lucas 21,12-19.

Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.

27/11/06

REACCIONES ANTE LA INJUSTICIA

EL PENSAMIENTO POLITICO DE JUAN MARIA BORDABERRY

Extractos de "Las Opciones", Montevideo, 1980.


La necesidad de una definición institucional y la gran opción:

"En otras palabras, se trata en estos nuestros países organizados políticamente como democracias de inspiración liberal y "rousseauniana" de definir, si pese a su falencia frente al marxismo vamos a intentar restaurar el modelo o se intentará instaurar algo nuevo, que recoja la experiencia padecida y consagre las normas que consoliden la realidad política y social de hoy"

La opción restauradora

"Si en los períodos de formación y desarrollo de nuestros países , la falta de unidad nacional traía como consecuencia la detención o el enlenteciemiento del progreso, en nuestros días tiene consecuencias más graves, puesto que se transforma en aliada del marxismo. Los hombres que llegan al gobierno, impulsados por un apasionado y vigoroso sentimiento partidario, ¿cómo harán para apearse de él y transformarse en gobernantes nacionales? Y el derrotado, que profesa sin duda sentimientos igualmente apasionados, ¿cómo hará para despojarse de su pasión y contribuir desinteresadamente a que su rival se engrandezca en la gestión de gobierno?"

La opción instauradora

"Con la misma seguridad con que he afirmado que la democracia liberal no es garantía contra el marxismo y que no tiene redención en ese aspecto, concluyo que las nuevas instituciones para estos paises deberían asentarse en los principios cristianos del orden político"

"...advertí que lo único que había que hacer era dar forma y estabilidad institucional a la situación que había aflorado sola, espontáneamente, naturalemente..."

Extracto de "Democracia y terrorismo", Montevideo, 1987.


"Concluyo: la agresión terrorista encuentra, pues, un campo fértil y fácil en al democracia tradicional. Encuentra una sociedad que por principio no se defiende o que no está preparada para ello; una sociedad débil por su apego a los bienes materiales y decadente por falta de fines superiores. Además conflictiva, enzarzada en una disputa que el propio marxismo protagoniza dentro de la legitimidad democrática"

Extractos de "La Democracia no es un dogma. Respuesta a algunos Senadores", Montevideo, 1988.


"Esta contradicción entre la libertad absoluta de cada uno y la inevitable limitación impuesta por la vida social, no ha podido ser superada. Rousseau lleva la contradicción hasta el fondo y nos lega el Contrato Social, según el cual el todos los hombres enajenan totalmente su libertad en beneficio de la sociedad que pasan a integrar y la recuperan sublimada por ese desprendimiento inicial, que en adelante se expresa como voluntad general pero no pudiendo recuperar más su libertad inicial, porque ahora goza de otra"

"En adelante el hombre pierde su libertad para no integrar la 'voluntad general' o disentir con el sistema, pero se mantiene libre para moverse dentro de él según su razón. Por eso el sistema democrático, tan severo para juzgar el disenso con él, sólo ejerce una blanda autoridad, si es que ejerce alguna o puede llamarse así la que ejerce"

"El hombre, al reclamar y proclamar el poder para profesar una verdad propia desató pues un encadenamiento de conflictos que no pueden tener fin: la revolución no se detiene ni retrocede"

"En segundo lugar están las consecuencias morales. No hay normas de moral que sean permanentes: lo que hoy está mal mañana puede estar bien, puesto que no hay ningún ser superior capaz de dictar una norma con carácter de perennidad. Así, si hoy está mal matar, mañana puede estar bien, si los hombres lo deciden en alguna norma. Esto que parece una exageración no lo es, cuando recordamos el aborto, la eutanasia o el suicidio asistido"

"Para el liberalismo este es un dogma: cuando el Estado se separa de la Iglesia no la abandona simplemente: la abandona y la sustituye por el dogma de la soberanía del hombre en lugar de la soberanía divina"

"Los uruguayos, por desgracia, estamos muy lejos de llegar a reconocer la soberanía divina como origen del poder. La formación atea y materialista ha hecho su obra"

Extractos Nota sobre el "Anarquismo".


"En efecto, si todo hombre es libre de toda autoridad temporal o divina y sólo esclavo de su razón, se ha de aceptar que a todos los hombres asiste el mismo derecho y son, por tanto libres de pensar lo que les dicte su razón, aunque no sea lo mismo. Aquí está la semilla de las revoluciones de la Edad Moderna: los hombres han adquirido el derecho de pensar de distinta manera y no hay nada ni nadie que pueda impedirles llevar adelante su pensamiento por el medio que sea, sin caer en la contradicción de reclamar una autoridad que impida el exceso, porque además no hay forma de establecer ineluctablemente la línea que lo delimita.
La historia de los tiempos modernos muestra a prohombres del liberalismo, entre nosotros también, pretendiendo frenar la Revolución. No pueden hacerlo, sin contradecirse. La Revolución siempre avanza hacia lo que hoy se llama por comodidad, izquierda. Piénsese donde están hoy los iracundos líderes del Frente Amplio de las elecciones de 1971 y en las contradicciones en que cae a cada rato su líder de hoy. La Revolución lo va llevando hasta donde su conciencia lo permita; ahí será almacenado en la categoría de "histórico".
En definitiva el anarquismo es el único pensamiento liberal coherente: apura hasta el fondo la copa de la contradicción liberal. No admite detener la Revolución con actos de autoridad que la contradigan"

"No se puede concebir una sociedad sin Dios. Durante la revolución francesa se decía "Nunca más un Cristo de pie, nunca más un hombre de rodillas"
Sin embargo Dios, dueño de los tiempos, nos va enseñando con su transcurso que nunca un hombre es más hombre que cuando dobla su rodilla ante El"

Extracto Mensaje a la Hermandad Tradicionalista Carlos VII de Argentina (2002).


"Y es en el Carlismo donde sentimos nuestro punto de llegada. DIOS, porque no puede haber instituciones que no se fundamenten en el derecho natural, lo que supone rechazar las soberbias construcciones del hombre que lo contradigan. PATRIA, porque la sociedad de los hombres tiene que profesar un amor profundo y permanente a su lar, de donde extraerá la fuerza para resistir los embates del mal. Y REY, porque, ¿quién puede imaginar sin espanto una autoridad que no tenga que rendir cuentas a Dios?"

26/11/06

RESPUESTA A UNA LIBREPENSADORA

Recientemente hemos consultado un portal cuya denominación responde a “InformeUruguay” en el cual, en medio del más diverso material, pudimos identificar tres artículos, de autoría de la Sra. Helena Arce, a propósito de Don Juan María Bordaberry: el primero de ellos se titula “Conozcamos a Bordaberry según sus propias palabras” (se trata del Mensaje de Juan María Bordaberry a la Hermandad Tradicionalista Carlos VII de Argentina en la que explica su acercamiento al Carlismo), el segundo “Vergüenza propia” se refiere, en una valoración negativa, a la actitud de quienes increparon a los hijos del ex Presidente en oportunidad en que éstos acompañaron a su padre al lugar de reclusión, y el tercero constituye una respuesta a la nota de Santiago Bordaberry que todos conocen.

Nos hemos de concentrar en este último, el cual si bien no se aparta de las consideraciones “políticamente correctas” que se pueden encontrar aquí y allá, justifica, por presentar una argumentación en apariencia coherente, nuestra respuesta.

La autora comienza diciendo: “He leído su carta, donde defiende lo indefendible. En esa carta se suma a la paranoia paterna de descreer de la democracia, y entender aquella insana propuesta de su padre, como la solución a todos los males. Un grupo de “elegidos” dirigirían los destinos de los habitantes de este país. “UN GRUPO DE ELEGIDOS”, ¿quien sería el encargado de elegir a los elegidos, me pregunté siendo joven al leer el manifiesto de su padre? ¿El mandato divino? ¿Quién recibiría el mandato divino, el “elegido” y como se determinaría quien sería el elegido y quien elegiría al elegido? Valgan todas las redundancias en mis preguntas. Pero es lo que sucede cuando uno intenta analizar escritos sin sentido, solo le salen preguntas con las mismas palabras".

Un intento de explicación a sus interrogantes proviene del mismo Juan María Bordaberry en un opúsculo que data de 1998 intitulado “La Democracia no es un dogma” y que escribiera en respuesta a algunos Senadores: “La Constitución puede reformarse por los procedimientos que ella misma establece y que por cierto se han utilizado con frecuencia en las últimas décadas pero ¿los artículos referidos a la asociación política y la democracia son intocables? ¿Por qué?¿Por qué no se puede cuestionar el sistema, por supuesto sin una metralleta en la mano?” Estas preguntas sí que no son redundancias y creemos que ameritan que Ud. o alguien las responda.

Prosigue la autora: "¿Se da cuenta que en su carta está usted reconociendo la culpa de su padre? Más allá de algunos errores históricos, la guerrilla Sr. Santiago Bordaberry, digno hijo de su padre, había sido derrotada, cuando su padre usó el sistema democrático liberal para encaramarse como Presidente de la República Oriental del Uruguay, buscando ser el dictador que exterminase a todos los “enemigos , “al ordenamiento de toda la sociedad, cosa que, liberado el país de la agresión marxista y del lastre de sus compañeros ideológicos más conservadores los partidos políticos, se logró con gran rapidez”.O sea a aquellos que amamos la democracia que usted tanto aborrece, incluso quienes nunca fuimos ni seremos marxistas, y dejar el camino libre para los iluminados por el “mandato divino de Cristo Rey”.

Le recordamos que cuando Juan María Bordaberry asumió la presidencia en marzo de 1972 el país debía estar sumergido en plena acción de la guerrilla, a juzgar por el hecho de que en abril de 1972, el Congreso declaró el estado de guerra interno y suspendió las garantías constitucionales. El estado de guerra se levantó el 11 de julio, aunque las garantías constitucionales permanecieron suspendidas hasta 1973 (para los lectores no avisados, estamos hablando de que el PARLAMENTO democrático liberal votó ese estado de guerra interno).

Mas adelante dice: “¿Puede usted realmente creer que su padre fue un elegido divino, a los efectos de salvar a nuestro país de la democracia liberal? Pobre Dios, que culpa tendrá de los extremos en que los fanatismos demenciales, hacen caer a algunos hombres".

Juan María Bordaberry fue elegido por el pueblo, pero a la vez, como “todo poder viene de Dios” (así lo dice Jesucristo y lo recoge luego San Pablo en sus epístolas), también fue “un elegido divino”.

"Mire puedo hasta llegar a creerme el que no haya tenido que ver en los asesinatos que se le imputan. Pero su padre deshonró la Constitución que juró honrar y defender, mancilló la democracia que utilizó para llegar a ser Presidente.”

Gracias por concedernos que “puede llegar a creerse que (nuestro ex Presidente) no tuvo que ver en los asesinatos que se le imputan”. Dígalo sin temores: NO TUVO NADA QUE VER. La lucha antisubversiva le fue encomendada exclusivamente a las Fuerzas Conjuntas y se puede imaginar que quienes hayan cometido excesos no lo hicieron a la luz del día ni informaron a sus superiores (menos aun civiles).

Vayamos pues a la “acusación principal”: “deshonró la Constitución”. Seguramente se refiere a la disolución del parlamento de junio de 1973. Antes de proseguir le recuerdo que existe un principio jurídico llamado “estado de necesidad” (consagrado incluso en el ámbito penal) que hace que una violación a la norma, en circunstancias particulares (como las que se vivían en esa época), no debe ser sancionada. Claro, nos dirá que ese estado de necesidad no existía o quién es el iluminado que lo puede determinar con seguridad. Pero vayamos a los hechos: ¿qué nos dice del golpe contra el Poder Ejecutivo de febrero de 1973 que motivó que toda una rama de las Fuerzas Armadas –la Marina de guerra- se atrincherara en la “Ciudad Vieja” en defensa de la legalidad?¿Alguien se preocupó de condenarlo?¿y si en ese preciso momento se concretó el “golpe”, cómo se le puede adjudicar responsabilidad a quien teniendo que terminar un mandato para el cual fue elegido, se mantuvo en su cargo?¿Cuándo se produjo realmente el “quiebre institucional”?
Fuera de estas consideraciones, ¿qué le parecen las afirmaciones del propio Santiago en el sentido de que en este caso, como en el de los legisladores asesinados, la causa está prescripta y ya se juzgó? ¿la violación de los principios básicos del ordenamiento jurídico no le preocupan? ¿si por motivos estrictamente legales Bordaberry debiera quedar libre inmediatamente, lo aceptaría gustosamente? ¿o sus ansias la volverían contra ese mismo ordenamiento legal y constitucional?

Para terminar dice Ud.: “Yo soy creyente, no católica por cierto, le confieso no tengo religión alguna, creo en Dios, y mi fe no necesita de intermediarios, si bien por ello no desprecio religión alguna, todas ellas tienen en esencia principios compartidos: humildad, caridad, misericordia. Por ello como Jesús pienso que “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.” A Dios le doy mi fe, y a la convivencia con mis conciudadanos la Constitución y las leyes.
Por ello termino de alguna manera como usted, solo que diciendo: “Un abrazo a todos confortados por la existencia de la Constitución, las leyes y el Estado de Derecho” ¡QUE VIVA LA DEMOCRACIA LIBERAL! "

Por lo que vemos, Sra. Arce, Ud. cree en una especie de “Gran Arquitecto” dónde coloca allí “su Dios”. Le recordamos que por un principio de no contradicción hay un solo Dios Verdadero y una sola religión verdadera. Pero está a tiempo de encontrarlos.

¡¡¡QUE VIVA CRISTO REY!!!

APOYOS A JUAN MARIA BORDABERRY

El noble pueblo español, representado en la ocasión por el carlismo tradicionalista ha manifestado su total apoyo a Don Juan María Bordaberry.

Los portales que han brindado su incondicional apoyo son:

Comunión Tradicionalista y Juventudes Tradicionalistas:

www.carlismo.es

Tetralema Bitácora -Lealtad:

http://montejurra.blogspot.com/

La Asociación Juvenil Batzegada, los Movimientos Patrióticos de las Españas, Associació Cultural Timbaler del Bruc y Revista l'esclat:

http://www.hispanismo.org/showthread.php?t=4078

Foro Santo Tomás Moro de la Comunión Tradicionalista Carlista:

http://miarroba.com/foros/ver.php?foroid=390873&temaid=5891248

Asimismo, han dado cuenta de la injusta prisión , diversos portales vinculados al tradicionalismo católico:

Panorama Católico Internacional:

http://www.panodigital.com/cronicas_de_nuestro_tiempo/la_injusta_prision_de_juan_maria_bordaberry

Radio Cristiandad:

http://radiocristiandad.wordpress.com/2006/11/22/la-injusta-prision-de-juan-maria-bordaberry/


Más comentarios en:

http://www.edicionescatolicas.com/articulo3.asp?Id=1104

http://euroultramarino2.blogspot.com/2006/11/bordaberry-governante-catlico-uruguaio.html



¡¡¡NO A LOS PRESOS POLITICOS EN EL URUGUAY!!!

25/11/06

RECURSO DE APELACION (II)


Diario "Ultimas Noticias" de Montevideo.

DEFENSA apeló y afirma que el ex presidente procesado “carecía del pulgar del césar” Bordaberry dice haber sido ajeno a lucha antisubversiva

La apelación de la defensa de Juan María Bordaberry señala que el ex presidente "carecía de incidencia alguna" en la lucha antisubversiva, al tiempo que cuestiona la falta de "rigor jurídico" y las "múltiples inconsistencias" de la decisión del juez Roberto Timbal.El extenso escrito, de unas 84 páginas, al que accedió Ultimas Noticias fue presentado ayer a la sede judicial al filo del plazo legal. El recurso contiene severos cuestionamientos a la resolución del magistrado, por la cual procesó a Bordaberry como coautor en cuatro delitos de homicidio muy especialmente agravados. Los abogados Gastón Chaves y Diego Viana sostienen que "no hay media prueba, ni cuarta, ni décima, ni nada" contra el ex presidente que lo vinculen a los asesinatos de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaw."Se ha dictado un auto de procesamiento, sin pruebas y sin argumentos valederos", aseguran, en lo que califican como "una total orfandad probatoria". Según la defensa, la decisión de Timbal no menciona "ni un solo hecho en que haya participado directamente el ex presidente Bordaberry".A modo de reivindicar su inocencia, se asegura que el ex mandatario no poseía "incidencia alguna en las decisiones de conducción de la lucha antisubversiva". En este sentido, los abogados afirman que, desde 1971, esa tarea se había "reservado a las Fuerzas Armadas", las que también tenían la potestad de "impartir justicia penal" respecto a la sedición.Indican que, "a diferencia de lo que ocurrió en otros regímenes", Bordaberry en su calidad de gobernante carecía de "el pulgar del César", aludiendo a su falta de poder de decisión.

LA TURBA Desde que se determinó el procesamiento, la familia Bordaberry ha insistido en las presiones existentes hacia la justicia y el escrito no permanece ajeno a este punto."Jamás hubo tantas y tan variadas presiones sobre la Justicia para que el Sr. Bordaberry fuera procesado. Desde las manifestaciones callejeras hasta los artículos periodísticos con tono de pronóstico", establece. A entender de los profesionales, este "ámbito de presión social" hacía "especialmente exigible" que la decisión "se distanciara de las consignas vindicativas de la turba".Para Chaves y Viana, el fallo de Timbal "no se diferencia lo suficiente" de esas consignas, ya que no contiene un "examen crítico", "ponderación de medios de prueba" y "examen de las distintas probabilidades que surgen respecto a los autores del hecho".

INEFICACES El escrito intenta echar por tierra los argumentos en los que se sustenta la resolución. Chaves y Viana aseguran que "todos" los elementos sobre los que se basa para el procesamiento "tienen una prueba que los torna ineficaces", y realizan largas exposiciones sobre cada punto. Sostienen que "no se prestó atención" a las declaraciones de Alberto Zumarán en la causa, sino que se citaron sus palabras en la comisión investigadora del Parlamento. Cuestionan la credibilidad de la testigo Haydée Trías, "quien reconoció haber estado internada en el Hospital Vilardebó", así como de parientes vinculados a Michelini.

MENTIRA Entre las distintas valoraciones, califican de mentiroso a Juan Raúl Ferreira. En la página 20 expresan que "mintió en su declaración", lo que en opinión de los abogados- queda en -evidencia al recabar el testimonio del ex presidente argentino Raúl Alfonsín. Esto figura en el capítulo dedicado al encuentro entre Alfonsín y el ministro de Interior argentino de la época, Gral. Albano Harguindeguy.Ferreira habría declarado que Harguindeguy le exhibió un legajo y el Alfonsín lo atribuyó a documentación uruguaya en poder del gobierno argentino", lo que el ex presidente "fue contundente al negar".

Sábado 25 de Noviembre de 2006




RECURSO DE APELACIÓN

Defensa de Bordaberry cuestionó duramente la sentencia

del diario El País de Montevideo, 25 de noviembre 2006

"Delirante, irónico, absurdo, poco serio, inconsistente, de total orfandad probatoria, basado en rumores", son algunos de los adjetivos que la defensa de Juan María Bordaberry utiliza para cuestionar el fallo del juez Roberto Timbal.
Los defensores pidieron que se revoque el procesamiento por los homicidios de Michelini y Gutiérrez Ruiz y se libere al procesado. En el escrito que presentaron ayer refutaron con dureza las apreciaciones del juez y señalaron que el fallo "no oculta ningún fundamento de culpabilidad: simplemente no los tiene".
Los defensores Gastón Chaves y Diego Viana sostuvieron que "la Justicia que se pretende no pasa por la imputación de personas que, como alguno de los propios denunciantes ha manifestado públicamente, se sabe inocente", sino "por el enjuiciamiento de personas que puedan ser indicadas como culpables, lo que no ocurre" en este caso.
Entre los 172 puntos que despliegan en 84 páginas, afirmaron que el juez descartó prueba "que determina claramente la inocencia del defendido" y que "se ha desaprovechado en forma tan incruenta como infundada" la "oportunidad de hacer justicia". Agregaron que la "falta de rigor jurídico y las múltiples inconsistencias en el análisis de las resultancias de autos llaman la atención".
"Durante años de tramitación no se ha podido encontrar prueba y de repente, se decreta el procesamiento aclarándose que hay hechos que no están probados pero se probarán o no, en el proceso que se inicia", ironizaron los letrados.

Presiones. Los defensores también denunciaron la "presión social" que tuvo el caso. "Jamás hubo tantas y tan variadas presiones sobre la Justicia para que el señor Bordaberry fuera procesado. Desde las manifestaciones callejeras hasta los artículos periodísticos con tono de pronóstico, sin olvidar las apariciones televisivas de los abogados de los denunciantes anunciando que sería procesado", expresaron.
"Este ámbito de presión social hacía especialmente exigible que la sentencia se distanciara de las consignas vindicativas de la turba. Y no es que se crea que el pronunciamiento se equipara a ellas, sino que no se distancia", afirmaron.

Entre argumentos jurídicos, citas de El Quijote, y de la historia de Penélope "que destejía de noche lo que tejía de día", los abogados se dedicaron a cuestionar las pruebas manejadas por el juez.
Sostuvieron que tomó como "presunto indicio" de la participación uruguaya en el hecho "una versión anónima según la cual la muerte de los ex legisladores habría sido adoptada "presuntamente en el Cosena".
Agregaron que Timbal no tomó en cuenta lo declarado por el ex senador Alberto Zumarán, quien declaró que no tenía elementos para que el régimen militar "ordenara matar a estos compatriotas".
El texto criticó que se le haya negado a la defensa "la posibilidad de que quien es indicado como partícipe uruguayo (coronel Pedro Matto) sea interrogado". Además, objetó que el juez "no dedica ni un párrafo, ni una línea al reconocimiento público del senador Rafael Michelini sobre su total convicción de que Bordaberry no emprendió acción alguna contra su padre", ni tuvo en cuenta la grabación del secretario de Presidencia, Gonzalo Fernández.

La apelación cuestionó que se invoque la existencia del Plan Cóndor, porque afirmaron que según lo declarado por el militar procesado Gilberto Vázquez el plan se armó a mediados de 1976 y en ese momento Bordaberry "ya no era presidente".
Respecto a la cancelación de pasaportes, la defensa dijo que esa acción no fue decidida por Bordaberry porque los presidentes no deciden esas cosas.
Concluye que el fallo "parece construido sobre un aluvión y no sobre razón".

Algunos de los 172 argumentos de la defensa

Versión anónima
La defensa dijo que es "poco serio" considerar como "indicio" que la decisión de los secuestros fue tomada en el Cosena, integrado por Bordaberry. "Se desecha" el testimonio de Zumarán "que va en sentido exactamente contrario a lo afirmado" en el fallo.

Pasaportes
La presunta "pesadez" de los antecedentes de Michelini "no tienen origen en indicaciones del gobierno uruguayo" sino que surge que había violado las normas de asilo político que prohíbe a asilados influir en actividades políticas, lo que llevó a Argentina a "expulsarlo".

Desclasificados
Señalaron que el juez le da valor a parte del documento de EE.UU. e ignora fragmentos que son favorables. "A fojas 1951 expresa que el gobierno uruguayo nada tuvo que ver con los asesinatos". "El juez debe fallar por certeza no por credibilidad", agregaron.

Ley de Caducidad
Afirman que si bien es cierto que el ex presidente Julio Sanguinetti incluyó el hecho en la norma también declaró que lo había incluido "en el supuesto de que hubiera mediado participación uruguaya, la que no confirmaba". El juez "toma un hecho y descarta" otros.

Superpoderes
Concluir la responsabilidad en los hechos por la posición institucional "supondría atribuirle superpoderes (...) con atribuciones policiales y judiciales, y con potestades de tal vigor que podrían extenderse a encubrir un delito cometido en el extranjero".

Agravantes
Sostienen que "el error de la sentencia" es suponer que los extremos que admitidamente se tienen por no aclarados eran previsibles, por eso atacan que se les impute la agravante. Agregan que el delito está prescrito en la legislación uruguaya y en la argentina.

23/11/06

DOS NOTICIAS, DOS EPOCAS: A PROPOSITO DE LAS RELACIONES ENTRE URUGUAY Y ARGENTINA
















1973 El Tratado del Río de la Plata

Un acuerdo que abrió el camino a la integración
Han pasado treinta años desde que los entonces presidentes de Argentina y Uruguay, Juan Domingo Perón y Juan María Bordaberry, hicieran historia con su firma, dividiendo las aguas de un Río y uniendo el futuro de dos países. Cinco años de negociaciones fueron necesarios para resolver un conflicto que tenía más de un siglo. Ya en 1910, con el Protocolo Ramírez - Sáenz Peña, se había dado el primer paso en una dirección conciliatoria, apartándose de la radical posición argentina, que afirmaba exclusividad sobre las aguas del Río de la Plata, convirtiendo a Uruguay en un inimaginable para la idiosincrasia charrúa: un país de “costa seca”. Pero la cooperación y la solidaridad, sentimientos esenciales en la concepción del documento, guiaron las negociaciones por el camino unificador por el cual se llegó a la redacción del Tratado de Límites del Río de la Plata y su Frente Marítimo. El 19 de noviembre de 1973, se firmó el histórico Tratado en Montevideo. El documento, que consta de 5 partes, con 22 capítulos y 92 artículos, fue ratificado el 12 de febrero de 1974 en Buenos Aires, y comenzó a regir el 15 de marzo del mismo año.
El acuerdo modificó la dinámica entre Argentina y Uruguay, no sólo sentando las bases para futuros acuerdos, sino acercando a sus gobiernos y abriendo nuevos canales de intercambio entre los dos pueblos hermanos.

2006 Kirchner calificó a Vázquez de "intransigente"

El presidente argentino Néstor Kirchner aprovechó un acto en la Casa Rosada para defender las gestiones realizadas para frenar los créditos otorgados por el Banco Mundial a la emprea finlandesa Botnia.
En su discurso calificó al presidente Tabaré Vázquez como "intransigente".
"Fuimos y le rogamos al intransigente Presidente uruguayo que por favor discutiéramos de qué forma podíamos correr desde allí a Botnia para que no contamine visualmente y no nos genere la duda de una futura contaminación" dijo.
El mandatario argentino también atacó a la prensa por haber evaluado la decisión, conocida ayer, como "una derrota para el país". Además, ratificó que no reprimirá los cortes de ruta, aunque volvió a pedirle a los vecinos que los levanten.
Kirchner calificó el conflicto como una "causa nacional" y señaló que su gobierno fue a "defender convicciones" sin importar "los intereses internacionales que ya han elegido que esta región tiene que ser basurero de cierta producción e industrias".
"Acá no ganó la posición de un país o de otro, ganaron los intereses de Botnia que, con toda la presión, la capacidad y la fuerza que tiene, los vuelve a imponer" concluyó Kirchner.
Y añadió: "Cuando vamos a dar batallas, como es el caso de la defensa del medio ambiente, no vamos pensando en los intereses internacionales que ya decidieron que esta región tiene que ser el basurero industrial del mundo".

(Ambos artículos tomados del diario "El País" de Montevideo, Uruguay)

22/11/06

LA INJUSTA PRISIÓN DE JUAN MARÍA BORDABERRY

Juan María Bordaberry, insigne Presidente del Uruguay en el período mas difícil de su historia (1972-1976), fue "procesado" el 16 de noviembre pasado por la supuesta comisión de homicidios de legisladores de la izquierda radical- en connivencia por tanto con los terroristas que asolaron el país en las décadas de los sesenta y setenta- ocurridos en la Argentina en mayo de 1976.

De más está decir que el ex- Presidente es absolutamente inocente de todos los cargos (éstos y cuantos se le "inventen" o hayan sido inventados por los promotores de estas temerarias denuncias). La única "culpa" es haber desbaratado los planes de los terroristas "tupamaros" y sus cómplices. Y más aun, haber querido instaurar un régimen (el cual tenía pensado someter a la voluntad popular) que prescindiera de los partidos políticos y los sustituyera por "corrientes de opinión" en un todo de acuerdo con los principios cristianos del orden político.

Pero repasemos las circunstancias que precedieron y rodearon la detención, las cuales son dignas de ser relatadas tanto más cuanto que las mismas actualizan, "mutatis mutandi", las ocurridas hace más de dos mil años y que tuvieron por protagonista al mismo Jesucristo. No hay duda que el género humano se comporta de una misma manera ayer, hoy y siempre.

Es bueno recordar que así como Nuestro Señor se opuso vehementemente a los fariseos de la época, así también lo hizo el ex Presidente uruguayo con la Francmasonería. Masonería que en su tesis, estaría implicada en los más importantes acontecimientos vividos por el país desde su fundación, incluyendo los que le tocó vivir en su condición de primer mandatario.

El procesamiento de Juan María Bordaberry fue precedido de un linchamiento mediático, perpetrado por la prensa de "izquierda" y en algún caso también por la que podría decirse de "derecha" y de manifestaciones de integrantes del gobierno favorables a un pronunciamiento en ese sentido (así también, en nuestro modelo, los dirigentes incitaron al pueblo en pro de la condena a Jesús).

La tarde del aciago 16 de noviembre pasado, cuando se supo la detención, todos los ex- Presidentes de la República y el actual Presidente de la República Tabaré Vázquez, se encontraban presentes en un evento de la B' nai B' rith, logia masónica judía. A la salida, el último de los nombrados, con una sonrisa, respondió a la periodista que le ponía en conocimiento (si es que no lo sabía ya) de los procesamientos del ex-Presidente y ex-Canciller y se limitó a decir "habló la justicia".

A esta altura es necesario consignar que tanto la abogada de los denunciantes Hebe Martínez, como la Fiscal del caso, Mirtha Guianze, como el propio Tabaré Vazquez, son afines, sino miembros de la masonería. También lo son, y entre ellos se deben buscar los "Judas" de nuestro símil, muchos integrantes del "Partido Colorado". Decimos que entre ellos están los "Judas" porque el Partido Colorado es el partido político que llevó a la presidencia en su momento a Juan María Bordaberry, gobernante civil elegido por el pueblo.

El golpe de estado en el Uruguay ocurrió en febrero de 1973, cuando no se reconoció por parte de los militares una orden emanada del propio Presidente Bordaberry (se trataba del nombramiento de un Ministro de Estado), eximiendo por tanto al Presidente de cualquier responsabilidad en el supuesto "golpe" de junio de 1973, cuando ya el "traspaso de poder" (de los civiles a los militares) era un hecho. El Presidente Bordaberry tenía la obligación, en ese entonces, de terminar su mandato de cinco años al cual había sido elegido por la soberanía popular. El Partido Colorado no debió abandonar al Presidente en esa circunstancia, como tampoco en la actual.

De igual modo no es posible eximir al "Partido Blanco", el cual no respondió a los llamados para apoyar la legalidad cuando se perpetró el golpe contra el Poder Ejecutivo, como dijimos, en febrero de 1973.

Pero situémonos ahora en el fallo que dispuso el procesamiento y prisión del ex- Presidente Bordaberry, a cargo del Dr. Roberto Timbal. Ya habrán adivinado que a él le cabe, en nuestra comparación, el triste papel de Poncio Pilatos. El mismo Juez que había fallado tiempo antes sosteniendo la prescripción de los delitos que se imputaban a Bordaberry y a su Canciller, ante la revocación del Tribunal de Apelaciones en lo Penal (al cual le podría corresponder el rol del Sanhedrín) , se vió obligado a rever su posición y fue entonces, ante la presión sufrida, que tuvo que pronunciar su solicitud de procesamiento.

En suma, para aclararle a los lectores, el fallo sostiene que el ex Presidente Bordaberry , así como su Canciller Juan Carlos Blanco, tienen una "responsabilidad institucional" en los asesinatos de los legisladores.

Esto es, nos salteamos primeramente la prescripción, alegando que en el período "de facto" no existía derecho (si esto fuera así, basta considerar que todo el ordenamiento democrático que le siguió estaría igualmente en duda, por cuanto se originan en un "no derecho").

Nos salteamos luego el concepto de autoría material. Quedó ampliamente probado que los autores materiales son, en todo caso, pistoleros argentinos en busca de un botín producto de las extorsiones y secuestros de los tupamaros, que estaba en manos de los legisladores asesinados. Esto quedó demostrado ante las cámaras de televisión, cuando el hijo del ex- Presidente valientemente desenmascaró al senador Michelini (hijo del legislador asesinado) quien le habría confesado tiempo atrás "su padre no emprendió acción alguna contra el mío", hecho corroborado asimismo por el actual secretario de la Presidencia, quien habría confirmado la tesis que consignamos más arriba.

Es en el marco de la autoría intelectual o la coautoría que se fundamenta la increíble resolución del Juez. Y no cualquier coautoría, sino aquella que deriva de la "omisión" que habrían tenido en razón de su cargo para "impedir" los hechos. Es bueno aclarar a quienes son legos en la materia, que los delitos por omisión implican que el "garante" estaba efectivamente en posición de evitar el hecho delictual. Es impensable que el ex Presidente, a poco de ser destituído por los militares en julio de 1976 (en otro "golpe" de estado) tuviera poder para impedir un hecho ocurrido en la Argentina por pistoleros argentinos! Y aun cuando entre los mismos hubieran (pero no fue probado) militares uruguayos, los mismos jamás iban a poner en conocimiento de las autoridades (y menos aun civiles) tal accionar.

En fin, este cuadro nos confirma que en este procesamiento imperó la venganza de la izquierda que empezó y perdió la guerra que emprendió contra la Patria, así como de la masonería que la sustenta.

Pero el símil se hace patente con la tapa de hoy del semanario de izquierda "Caras y caretas" el cual titula, refiriéndose a nuestro ex Presidente, "Ni Dios Padre lo salva", que rememora el impío grito de quienes frente a la Cruz decían "Ha puesto su confianza en Dios. Si Dios lo ama, que lo salve"

¡¡¡LIBERTAD PARA JUAN MARIA BORDABERRY!!!